Buscador

Registro

OPOSICIONES EN VERANOLlega el calor, las cervezas en una terraza, las vacaciones, la playa, los amigos… El opositor es aquel ser que deberá seguir estudiando, pasando horas frente a los libros si quiere conseguir su meta final: una plaza. Lo primero y ante todo: no te agobies. Si algo positivo tiene el verano es que los días son mucho más largos por lo que tendrás tiempo para estudiar concentrado y descansar tomando una caña con los amigos.

Lo cierto es que en esta época las distracciones aumentarán hasta el máximo exponente y debes estar concienciado de ello. El calor será tu peor enemigo con sus altas temperaturas. ¿Pero acaso el verano es incompatible con las oposiciones? Por supuesto que no, aquí tienes una lista de consejos para hacerlo más llevadero y recuerda que todo esfuerzo, tarde o temprano, tendrá su recompensa:

Compagina las oposiciones con tus actividades de ocio. Como ya te hemos dicho, hay día para todo. Deberás de seguir con el hábito adquirido durante los meses anteriores y respetar tus horarios de estudio. Pero no por ello debes dejar las actividades de ocio a un lado. Con una buena organización y control del tiempo no desperdiciarás el verano ni para estudiar ni para disfrutar.

Para que se cumpla lo anterior, lo mejor es que llegues a acuerdos con familiares, amigos y pareja. Es importante que les expliques tu situación y que ellos respeten tus horarios. Así sabrán cuando pueden o no llamarte para quedar.

Lo mejor es no quedarse solo en casa estudiando, ya que si esto pasa verás cómo aumenta la sensación de agobio. Si es imposible conseguir que algún familiar o amigo permanezca bajo el mismo techo que tú, puedes optar por las bibliotecas. En verano estas son templos de concentración donde aprovecharás al 100% del tiempo.

Además, en la mayoría de las bibliotecas encontraremos la temperatura ideal gracias a los aires acondicionados. Si estudias en casa, busca la habitación más fresca y un ventilador siempre te ayudará a matar el calor. Estudiar a primera hora de la mañana o por la noche, es decir, en las horas más fresquitas puede beneficiarte también.

Es importante que cuides tu dieta. La alimentación siempre se resiente en verano, con horarios cambiados, falta de apetitito o justo lo contrario. Sin embargo, para un buen rendimiento de la memoria y la concentración es esencial que el opositor lleve una dieta equilibrada: cinco comidas diarias, beber mínimo dos litros de agua e incluso algún refresco cada día.

¡Agobios y ansiedad a cero! El verano es visto para muchos opositores como la época para adelantar mucho estudio, conseguir avanzar de manera milagrosa y así compensar si durante el año se ha conseguido menos de lo esperado. ¡Echa el freno! En verano tendrás que enfrentarte al calor, sensación de agobios y ansiedad, falta de concentración, problemas para conciliar el sueño, etc., por tanto no esperes milagros durante el verano. Es fundamental que no te exijas más de lo que sabes que no puedes dar y, en caso de comenzar con pensamientos angustiosos, cierra los libros y sal a dar un paseo. Seguro que el aire te sentará bien para comenzar con las pilas bien cargadas.

Ante todo recuerda que el verano y el calor no son incompatibles con las vacaciones de verano. ¡Gestiona bien tu tiempo y avanzarás en los estudios pero también disfrutarás de amigos y pareja en la playa!